La boda de David y Rebeca en Vinuesa, Soria

Rebeca nos cuenta con todo lujo de detalles su boda con David, una boda de ensueño donde el cariño primó por encima de todo. Así empieza su historia… :

Rebeca y DavidYo resido en San Sebastián desde hace 14 años, aunque nací y viví durante gran parte de mi vida en una hermosa Villa de la provincia de Soria, llamada Vinuesa.

Cuando David me propuso matrimonio, ninguno de los dos lo dudamos ni un momento. Ambos queríamos que nuestro enlace se celebrara en aquel precioso rincón (y todo ello, pese a que David es natural de Irún). Queríamos reunir a toda nuestra familia, amigos, a todo el mundo que queremos, allí. Y así fue: el pasado 27 de julio nos convertimos en marido y mujer en la preciosa Iglesia que se alza en su plaza principal, dedicada a la Virgen del Pino.

Fue todo muy bonito. La noche anterior a la boda muchos de los invitados ya habían llegado a Vinuesa. Venían de diferentes puntos de España: de Barcelona, de Madrid, de Navarra, por supuesto de San Sebastián y otras zonas del País Vasco, etc. Era muy emocionante ir encontrándonos con ellos. Organizamos una gran cena para reunirlos y estar todos juntos. El pistoletazo de salida a un fin de semana inolvidable.

¿Dónde os preparasteis para el gran momento?

David y yo nos estuvimos preparando en el mismo lugar ¡¡pero eso sí!! En espacios diferentes. Ese lugar fue la casa de mi abuela.

Nosotros no fuimos muy tradicionales que se diga. La noche anterior a la boda la pasamos juntos (¡¡uff!! Creo que no hubiera podido pegar ojo si hubiéramos tenido que dormir separados. Después de casi tres años haciéndolo juntos, le habría echado muchísimo de menos). Cuando nos despertamos esa mañana ambos nos miramos y empezamos a sonreír. Después de un año de preparativos, de nervios, de decisiones… ¡¡Por fin había llegado el día!!

La casa de mi abuela es una gran casa de piedra ubicada en el centro del pueblo, que tiene un enorme portal con salida a la calle. Pues bien, durante toda la mañana de la boda ese portal se convirtió en una peluquería improvisada. Este es sin duda, otro de los muchos recuerdos hermosos que conservo de ese fin de semana. Lo explico: nosotros decidimos contar para todo lo referente a peluquería y maquillaje, con Amaia LAUZIRIKA y su compañera Patricia, de “La Pelu”, peluquería ubicada en las Arenas (Bizkaia). Como éramos bastantes las personas que íbamos a necesitar estos servicios (mi madre, la madre de David, la novia, el novio, amigas de la novia, otros familiares de ambos, etc.) y en Vinuesa existe una única peluquería, resolvimos que lo más acertado era buscar a alguien que pudieran trasladarse ese día, y ayudarnos en este menester. Y por suerte (y gracias a la empresa LIBERTY 66 a la cual nombraré de nuevo más tarde), encontramos a Amaia y Patricia.

Rebeca maquillándose

Ambas son dos personas muy sinceras, con mucha experiencia, en cuyas manos te puedes abandonar completamente, porque saben visualizar perfectamente cuáles son tus deseos y hacerlos realidad. Desde el día que las conocí tuve la completa confianza de que con ellas, al menos esta parte de la boda, iba a salir bien. Y no me equivoqué. Desde las ocho de la mañana hasta prácticamente las doce, Amaia y Patricia estuvieron al pie del cañón, peinando y maquillando sin parar. En ese intervalo de tiempo, peinaron y maquillaron a un total de ocho personas, incluida yo, claro y el novio. Y todo el mundo quedó más que encantado.

Rebeca poniéndose los zapatos

Creo que cualquiera se podrá imaginar el constante transitar de un montón de gente nerviosa y excitada, por el portal de la abuela. Y yo mientras tanto, ultimando detalles. ¡¡Ah!! Y como el portal tiene salida a la calle, y las persianas tenían que estar abiertas para que entrara la luz y así poder ver mejor cómo estaba quedando el maquillaje de cada una, al trasiego de dentro de la casa se unió el trasiego de fuera, el de la calle, porque toda la gente que pasaba por delante de la puerta ¡¡se paraba a observar!! ¡¡Fue muy divertido!!

¿Dónde compraste tu vestido? ¿Y cuáles fueron tus zapatos de novia?

Yo tenía una cosa muy clara. Una novia debe de ser ella misma; sentirse ella misma; no sólo con su vestido, también con sus zapatos, con su ramo, con cualquier complemento que decida llevar; estar cómoda y feliz.

Mi vestido lo compré en Pronovias – San Sebastián, junto a una diadema muy sencilla que culminó el recogido que llevé. Se trata del modelo DEVESA, de la colección Fashion 2013. La primera vez que lo vi fue por Internet (estuve meses mirando las diferentes colecciones que iban saliendo por Internet, no sólo de Pronovias, también de Pepe Botella, Rosa Clara, Aire, etc.) y enseguida supe, antes incluso de probármelo, que ese sería mi vestido.

Rebeca y su vestido de novia

Rebeca en un jardín

Mis pies los adorné, gracias a EGOVOLO, con el maravillosísimo modelo de zapatos de novia PORTIA de Benjamin Adams.

Zapatos de Novia Portia de Benjamin Adams

¿Cuál ha sido tu experiencia de comprar tus zapatos de novia en Egovolo.com?

Para mí EGOVOLO y Carmen VIDAL fueron otro de los grandes descubrimientos de este último año. Recuerdo cuando leí la entrevista en la que Carmen contaba el motivo por el que había decidido fundar EGOVOLO. Me sentí inmediatamente identificada. Yo también estuve meses y meses dando vueltas por todas las zapaterías de San Sebastián, de Irún e incluso de Pamplona, buscando el zapato ideal; el zapato de cenicienta para ese día tan importante. Y nada, ese zapato no aparecía.

Y de pronto, una noche, navegando por Internet, me encontré con EGOVOLO y, de verdad, se abrió ante mí un mundo de maravillosas posibilidades. Y esto lo digo no solo por la variedad de modelos bonitos que se pueden encontrar en la página, que también. Sino por su originalidad, y porque realmente, son modelos muy diferentes a lo que se encuentra en las zapaterías de aquí.

Me puse en contacto con Carmen a través del chat de asistencia on line que puede encontrarse en la propia página y le expliqué que había visto en EGOVOLO unos zapatos que me gustaban muchísimo (aunque ahora ya no recuerdo cuál era el modelo) pero que no sabía si quedarían bien con mi vestido. Carmen estuvo analizando las posibilidades, entró en la página Web de PRONOVIAS y me contestó: “Yo creo que te van a ir perfectos. Pero prueba… Si no te gustan, los devuelves y no pasa nada

Aquel primer par de zapatos los recibí en un plazo de tiempo relativamente corto (teniendo en cuenta los plazos de tiempo habituales en las compras on line) y cuando abrí la caja…. Guau!!! Eran unos zapatos espectaculares. Sin embargo, en cuanto los vi, supe que no eran mis zapatos. Lo hablé con Carmen ese mismo día y todo fueron facilidades para proceder a la devolución.

Así que seguí con mi búsqueda. Unos meses más tarde – todavía no tenía zapatos pese a que ya se iba acercando la primera prueba del vestido – desde EGOVOLO colgaron en Facebook la fotografía del modelo PORTIA de Benjamin Adams y me “enamoré”. Exactamente igual que me había pasado con el vestido, desde el momento que vi la fotografía de los zapatos supe que eran mis zapatos. Pero todavía me quedaban algunas dificultades por superar. Compré el número 37, que es mi número habitual. Y sin embargo, en este modelo me quedaba grande. Estuve hablando con Carmen sobre la oportunidad de probar con el número 36, y tras darle muchas vueltas las dos, decidimos que no sería mala idea que los probará y… ¡¡¡Por fin!!!

Enseñé los zapatos a mi madre y a mi abuela y les gustaron muchísimo ¡¡¡Cuánto tacón!!! Decía mi abuela. Pero bueno, yo estoy muy acostumbrada a llevar siempre tacones. Además, David es muchoooo más alto que yo. Así que, eran ¡¡¡¡PERFECTOS!!!!

Para mí, una palabra que define perfectamente a EGOVOLO es FACILIDAD. Con ellos, todo es muy fácil.

¿Y tú ramo? ¿Que flores elegiste?

Mi ramo de novia lo diseño Gloria, propietaria de la floristería FLORES CID de Soria. Era un ramo integrado por una mezcla de diferentes flores en tonos rojos: rosas, calas, hipericum y otras y además, una hilera de preciosas orquídeas que salía del mismo haciendo cascada. Gloria es, de verdad, una artista. Además de mi ramo, que era precioso y encajaba perfectamente con el resto de mi look, se ocupó también de la decoración de la Iglesia y de los centros de mesa de la carpa. Lo uno, lo otro y lo otro estaban en perfecta armonía. Todo relacionado, pero sin perder la creatividad y la elegancia. El toque de Gloria es muy especial.

Rebeca y su abuelita a la salida de la ceremonia

¿Dónde fue la ceremonia de la boda?

Desde que abrimos lo ojos por la mañana, todo el día fue maravilloso. David y yo habíamos puesto mucha ilusión, muchas ganas y mucho esfuerzo en la organización de nuestra boda, para nosotros y para todos nuestros seres queridos y creemos que todo esto tuvo su reflejo ese día.

La ceremonia comenzó a las 12:00 horas y fue una ceremonia muy bonita, desde el principio hasta el final. Pero me voy a permitir destacar dos momentos que recuerdo, viví, con especial emoción.

  • El primero fue el trayecto desde casa de mi abuela, hasta la plaza, y la posterior entrada en la Iglesia, siempre del brazo de mi padre. Fue muy emotivo. Porque allí es tradición hacer este trayecto a pie y se convierte en algo muy especial. Además, en la puerta de mi abuela había mucha gente esperándonos para subir con nosotros. Por supuesto, mi madre, mis hermanos y además, otros invitados y otras personas del pueblo que estaban allí sólo para acompañarnos en nuestro camino hasta la Iglesia. También en la Plaza había mucha gente esperando nuestra llegada. De verdad, después de haber vivido algo así, con mi padre y mi familia, me parece una de las tradiciones más hermosas.

Rebeca de camino a la Iglesia con su padreEn la Iglesia celebrando la bodaDavid y Rebeca casándose

  • David y Rebeca en la Iglesia mirándoseDespués, recuerdo como especialmente bonito el momento inmediatamente posterior a la celebración de nuestro matrimonio. David había elegido para este momento la BSO de “Leyendas de Pasión”. Cuando empezó a sonar, ya como marido y mujer, los dos nos miramos con muchísima ilusión.

David y Rebeca a la salida de la Iglesia con el arroz

¿Dónde celebrasteis el banquete?

El banquete lo organizamos en los jardines del Hostal Restaurante “El Náutico”, junto al Embalse de la Cuerda del Pozo, en una carpa y después la fiesta la trasladamos a un salón grande que hay que en el Ayuntamiento del pueblo.

Banquete de boda

David y yo hemos sido pioneros en elegir este lugar. Sorprendemente, nunca antes se había celebrado un banquete de boda allí. Y digo sorprendentemente porque, de verdad, es un lugar bellísimo. Y Gemma, la persona que se ocupa actualmente de su gestión, es una persona maravillosa que se puso enteramente a nuestra disposición, para que todo saliera, como salió, muy bien.

Bueno… ¿y por qué una carpa? Os lo explicaré: en Vinuesa no resulta fácil encontrar un restaurante que tenga espacio suficiente para la organización de una reunión con un número de invitados elevado; por ese motivo, muchas bodas se trasladan a Soria capital u otros pueblos donde las alternativas son mayores. Pero no era esto lo que nosotros queríamos. Para nosotros era muy importante organizar todo lo relacionado con nuestro enlace (celebración, banquete, fiesta) en Vinuesa; queríamos que todos los invitados se mantuvieran siempre dentro del pueblo, porque si no es muy fácil que las personas se vayan disgregando y la celebración se acabe demasiado pronto. De este deseo surgió la idea de alquilar una carpa.

Pero no nos engañemos. Una vez tomada esta decisión, la organización de nuestra celebración se complicó “un poquito”. Evidentemente, no es lo mismo contar con un restaurante donde resulta centralizada una parte importante de la organización. Que tener que empezar a pensar un espacio bonito donde instalar la carpa (y que este espacio esté disponible y sea adecuado); encontrar unos buenos profesionales que te asesoren en cuál es el tipo de carpa más adecuada, en su decoración, en su montaje; encontrar un servicio de catering que ofrezca el servicio que nosotros esperábamos; y en fin…. Otro sin fin de detalles.

Sin embargo, pese a todas estas dificultades, David y yo tuvimos la enorme suerte de tocar para la organización de nuestra boda, las teclas más que adecuadas:

  • Por un lado, la empresa de organización de eventos LIBERTY 66 de Bilbao centralizó todo lo referente al montaje y decoración de la carpa. Y junto a ello, además, la preparación del salón donde después del cocktail y el almuerzo, se montó la fiesta – incluido el DJ – . Hubo globos, sweet corner, luces diferentes y un sinfín de detalles más. El equipo de LIBERTY 66 estuvo a nuestra disposición en todo momento, nos pusieron muchas facilidades, también para quedar con nosotros siempre que lo necesitábamos; aportaron numerosas ideas y alternativas ante las dudas y preguntas que nosotros planteábamos. En fin… Se convirtieron en imprescindibles. Nuestra boda no hubiera sido lo mismo sin ellos.
  • Por otro lado, el servicio del catering lo dejamos en manos del Hotel ALFONSO VIII de Soria ¡Espectacular! Creo que es la palabra que mejor lo define. Desde aquí, de nuevo, darles nuestra felicitación porque son numerosos los invitados que han destacado la esmerada labor de estos profesionales, ese día.

David y Rebeca brindando

Sinceramente, aunque los motivos que, conforme os he señalado, nos habían llevado a organizar la boda de esta manera pesaban más que ninguna otra consideración, David y yo sí que teníamos un poquito de “miedo” y expectación sobre cómo saldría todo. A lo largo de todos los meses que duraron los preparativos tuvimos que escuchar no pocas críticas negativas hacia banquetes preparados en una carpa (que si hacía mucho calor; que si la calidad de la comida no es la misma porque no se prepara igual; etc.). Miedos infundados. Me podéis creer si os digo que el resultado es maravilloso, impresionante. Pero sobre todo, diferente.

¿Qué regalasteis a vuestros invitados?

Yo soy una persona muy detallista y además, pienso mucho las cosas hasta que finalmente decido cómo quiero que sean. Pienso y pienso y pienso hasta que finalmente estoy totalmente convencida. Por ese motivo, nuestra boda estuvo llena de detalles.

Os voy contando poco a poco y primero empiezo por los detalles más generales. Los que no van destinados a nadie en particular, sino a todos los invitados.

  • Vinuesa no es un pueblo muy grande. No obstante, para asistir allí a una boda, por supuesto, hay que saber llegar y hay que conocer los diferentes lugares de encuentro. Puesto que para nuestro enlace eran muchas las personas que se desplazaban y que no conocían nada o casi nada de Soria, nuestro primer detalle con los invitados fue, para facilitarles en lo posible su organización, el diseño de una página web. En Internet hay muchas posibilidades en este sentido. Nosotros la hicimos con webboda, porque nos parecía que su alternativa era la que más se ajustaba a lo que nosotros queríamos. De verdad, es muy fácil preparar con ellos una Web bonita, en la que redactar toda la información importante e insertar un montón de fotos bonitas. Además, se puede poner contraseña para que sólo puedan entrar a ella, los invitados.
  • Además, para que todos los asistentes a la celebración religiosa pudieran seguir mejor la ceremonia decidimos preparar unos misales que dejamos en los bancos de la Iglesia. Hay muchos tipos de misales. Los nuestros sencillamente recogían las lecturas que habíamos elegido y además, el nombre de la persona que las iban a leer. También, los textos correspondientes al rito del matrimonio, las peticiones y los diferentes títulos de las canciones que sonaron durante la misma. Nos pareció un bonito recuerdo. Las personas a quienes nosotros pedimos que leyeran en la ceremonia eran personas muy cercanas y todas ellas se mostraron muy ilusionadas. Las peticiones, de hecho, que las leyeron entre el tío de David y su mujer (Oscar y María), mi hermano menor y su novia (David y Alba), fueron “de cosecha propia” es decir, inventadas por ellos. Y fueron muy originales y bonitas.
  • En cuanto al regalo para nuestros invitados, nosotros queríamos que fuera algo especial, diferente. Pero sobre todo, queríamos que fuera algo que nos identificara. Que hablara de nosotros. Pues bien, hay una afición que David y yo compartimos especialmente: y es la lectura. Este fue nuestro punto de partida. Como lectores, ambos disfrutamos mucho compartiendo aquello que en cada momento, estamos leyendo; debatimos sobre ello y yo, especialmente, disfruto mucho destacando los párrafos que por algún motivo, me hacen sentir, me tocan la fibra. El regalo a nuestros invitados recogió en los posible, esta afición. Por un lado, David y yo identificamos el nombre de las mesas, con personajes de diferentes libros. Nosotros mismos confeccionamos unas tarjetas que recogían en su parte frontal, el nombre del personaje y además, el título del libro y su autor. El anverso de la tarjeta recogía un párrafo de ese libro que, o bien a David, o bien a mí, nos había despertado alguna emoción. Después, todos esos párrafos los integramos en un librito diseñado asimismo por nosotros, que entregamos a nuestros invitados. Creo que al menos, fue un detalle inesperado.

Meseros

  • Pero todavía hubo otro detalle en nuestra boda, si cabe, más especial y emotivo. Parte de la decoración del salón donde se celebró nuestra fiesta, consistía en una pared llena de fotografías nuestras con prácticamente la totalidad de los invitados. Este fue quizás, el detalle que más emocionó. Había fotografías nuestras desde casi bebes, hasta la actualidad en las que aparecíamos con nuestras familias (padres, hermanos, primos, tíos) y con nuestros amigos. Intentamos que todos los invitados encontraran reflejo en la pared. En cada momento de la fiesta había un montón de gente mirando las fotos, señalando y como decía antes, emocionándose.
  • Acabo de recordar que hasta el momento, todavía no he contado una “particularidad” muy divertida que tuvo mi boda. Yo pedí a tres personas muy importantes para mí, Cristina, Raquel y Henar, que fueran mis damas de honor. Yo quería compartir este día con ellas, de una forma especial, no como unas invitadas más, si no revestidas de ese protagonismo concreto. Y por suerte, ellas también quisieron compartirlo así conmigo. Es cierto, todo esto puede parecer una “americanada” más. Pero pienso que todo depende del sentido y la ilusión que la novia, y sus damas de honor, pongan. Y nosotras, tanto yo, como ellas, pusimos mucho de todo. Cristina, Raquel y Henar, por supuesto, iban vestidas iguales. ¡¡¡Aunque yo no tuve oportunidad de ver el vestido hasta unas semanas antes!!! Y en vez del típico ramo, yo les regalé una rosa preservada, a modo de pulsera, para la muñeca. ¡¡¡Iban guapísimas!!!

Damas de Honor

  • Después, además, a modo de agradecimiento por haber aceptado compartir conmigo este día tan especial, encargué para ellas unas preciosas muñecas de poliespán realizadas por una chica de Soria, que las caracterizaban a cada una de ellas y que claro, iban vestidas iguales. Las dejé encima de su mesa y las encontraron al llegar el momento de la comida. Creo que las disfrutaron…

Muñecas de poliespan

  • Cuando entramos en la carpa, al compás de la canción NOTHING ELSE MATTERS de METALLICA, portábamos tres ramos de rosas rojas preservadas. Cada uno de ellos era para cada una de nuestras abuelas, que estaban sentadas en la mesa presidencial. Muy cerquita nuestro. Y se los entregamos en ese mismo momento. Fue muy bonito y especial.

David con su abuela

  • Cuando David terminó su discurso y su brindis de agradecimiento, y al compás de la canción MAMA MÍA de ABBA, yo abandoné la mesa presidencial para entregar a tres personas diferentes: a una amiga, a mi ahijada y a la novia de mi hermano, una rosa preservada a cada una para que se la pusieran en la muñeca. Tal y como la que llevaban cada una de las tres damas de honor. Ninguna se lo esperaba para nada. Me emocionó mucho ver su cara de sorpresa seguida de su cara de ilusión.
  • La mesa de los niños estaba decorada imitando la mesa del té de Alicia en el País de las Maravillas. Había unas enormes tazas de poliespán en el centro y también una taza individual para cada uno de ellos, con su nombre. Además de un montón de cositas más. Estaban ¡¡¡encantados!!! Era una gozada verlos tan contentos porque además, tenían la mesa más original y divertida.

Mesa de los niños en el banquete

¿Cortasteis la tarta? ¿A quién regalasteis los novios?

Y por fin llegó el momento de cortar la tarta y entregar los novios. David y yo le habíamos dado muchas vueltas al significado de los novios y a quién o quiénes debían de ser sus destinatarios. Por supuesto queríamos que ese detalle fuera para alguien especial y cercano, pero también queríamos que ese alguien especial y cercano no se lo esperara para nada.

Cortando el pastel de bodas

Esos requisitos los cumplía por un lado la tía de David, Laura, que los recibió al compás de la BSO de La Pantera Rosa; está canción en un momento concreto se cortaba y empezaba a sonar una de sus favoritas: VIVA LA VIDA de ColdPlay.

Regalando los muñecos de la tarta

Los novios que regalamos a Laura eran, de verdad, muy bonitos. A ella le encantan los muñecos de porcelana. Y nosotros queríamos entregarle algo diferente. Buscamos y rebuscábamos en catálogos de tiendas de boda, y ninguno de los modelos terminaba de convencernos. Y por fin un día, paseando por un pueblo de Soria llamado Burgo de Osma, vimos en un escaparate unas preciosísimas figuras de novios. Eran increíblemente bonitas. Y detallistas. Se podía percibir la felicidad en la carita de las figuras y resaltaban hasta los pliegos del vestido y del velo; o la puntilla de los guantes. Se trataba de las figuras de novios de NADAL ESTUDIO. Es cierto que son un poquito más costosas, pero es que son tan indescriptibles.

Nosotros regalamos a Laura la figura llamada SI, QUIERO, de la colección ARTE CON ENCANTO.

Y por otro lado, aquellos requisitos los cumplían también cada uno de mis hermanos mayores. Para cada uno de ellos teníamos una novia individual, que les entregamos al ritmo de la BSO de Rocky seguida de AINT NO MOUNT de Areta. La cara de sorpresa no tiene desperdicio.

Regalos a los invitados

Tras los novios y modo de agradecimiento, regalamos dos ramos de margaritas de colores diseñados también por Gloria, siguiendo el compás de PARA TODA LA VIDA de EL SUEÑO DE MORFEO. El primero de ellos fue para mi tía Lola, con quien yo he compartido mucho tiempo, muchas ilusiones y mucha diversión. Y con quien tengo muchas cosas en común.

Regalo de un ramo a una tia

Y el segundo, a los tíos de David, Oscar y María a quien, además de querer mucho, les debemos el haber podido hacer realidad la idea que nosotros teníamos para nuestra invitación. Su diseño conforme a lo que nosotros queríamos fue posible gracias a un retrato que nos preparó María sobre una preciosa fotografía que nos había hecho Óscar. La invitación a nuestro enlace fue uno de los detalles que más llamó la atención de los invitados, que no esperaban encontrar un retrato a carboncillo.

Regalo de un ramo a unos tios

¿A quién regalaste el ramo?

La entrega del ramo de la novia fue el momento más emotivo, emocionante y bonito. Al compás de la canción TE VOY A DECIR UNA COSA de Amaia MONTERO, me fui acercando poco a poco y se lo entregué a mi madre. Me tomé mucho tiempo, todo el que necesité. Me puse frente a la mesa presidencial, a su altura, y le fue dedicando una a una las preciosas frases de la canción de Amaia MONTERO, y al llegar el estribillo, la hice levantarse y se lo entregué. INOLVIDABLE.

regalo de novia a la madre de la novia

Lo inesperado…

Pero ahí no terminaron nuestros detalles. Al final del almuerzo, cuando todo el mundo estaba ya relajado, disfrutando de una buena copa y de la conversación, empezó a sonar la canción de TINA TURNER, THE BEST. Entonces David y yo nos levantamos. Primero, poco a poco, le fui soltando la corbata hasta que se la quité. Después, me levanté el vestido, subí la pierna y de una manera muy sexy, David me bajo la liga.

Rebeca quitándose la liga

David entregó su corbata de novio a uno de sus mejores amigos: Oliver. Y yo hice lo propio con una de mis mejores amigas: Henar.

David regalando su corbata

¿Cuál fue vuestro baile de boda?

Para David y para mí elegir cuál iba a ser la primera canción que íbamos a bailar juntos no resultó nada sencillo. A diferencia de otras parejas que tienen muy claro desde el principio cuál va a ser esa canción, quizás porque comparten una que definen como “suya” o simplemente porque tienen una favorita con la que ambos disfrutan, éste no era nuestro caso. Así que durante meses estuvimos planteando y desechando opciones y dejarme que os diga una cosa, todas aquellas canciones que alguna vez, a lo largo de mi vida, me planteé que estarían presentes en mi boda, luego, cuando por fin llegó ese momento, ya no me inspiraban tanto.

Puesto que no teníamos una canción “nuestra” David y yo empezamos a buscar una canción que realmente nos identificara y que a ambos nos hiciera sentir y pensar en nuestra relación. Y un día… Por fin… Surgió. Llegué a casa y le dije que había escuchado una canción en la radio que inmediatamente me había hecho pensar en él, en nosotros. Y el me dijo que a él le había pasado lo mismo; que también había escuchado ese mismo día la canción con la que el creía que teníamos que abrir el baile. Y coincidimos: HAY AMORES de Shakira.

Los novios besándose

Este último año para nosotros ha sido un año de estrés, nervios y decisiones. Pero sobre todo, ha sido un año de ilusión, emoción y experiencias inolvidables como lo es el día que vas a comprar el vestido de novia y ves la cara de ilusión de tu madre a través del espejo. O compartir con ella viajes a Bilbao para ir a hacer las pruebas de peluquería y maquillaje. Ir a la prueba del menú con mis padres y los padres de David y salir rodando; compartir un sinfín de momentos con David, resolviendo detalles…

Toda esa ilusión, toda esa emoción se percibe el día de la boda. La nuestra fue muy bonita. Ese día yo estaba…. FELIZ y David también (aunque él estaba también muy nervioso). Disfruté cada minuto y de cada persona. Es increíble poder compartir algo así con todo el mundo que quieres.

Los novios posando ante las cámaras

¿Qué les dirías a todas las novias que te leen?

De toda mi experiencia saco una clara conclusión. Hay que armarse de paciencia y pensar y pensar y pensar de nuevo qué es realmente lo que quieres y cómo lo quieres; nunca precipitarse porque éste va a ser uno de los días más bonitos de nuestra vida. Y una vez que lo sabes, buscar y buscar y buscar más hasta encontrar a aquellas personas en las que poder depositar toda nuestra confianza sabiendo que van a ser quienes tienen que convertir nuestros deseos realidad. Pero una vez conseguido esto, no hay que dejarlo todo en manos de esas personas, hay que estar siempre encima, no dejar nada al azar. No hay que tener miedo a ser pesado o a incordiar. Todo aquello que nos inquiete o nos preocupe hay que decirlo. El sello de los novios debe verse y sentirse en cada detalle.

 

Si eres una novia Egovolo y quieres salir en el blog contándonos tu boda, escríbenos a info@egovolo.com 😉