La boda de Jordán y Rocío en Oviedo

Hoy tenemos una boda súper especial, diferente y con mucha personalidad. Una boda muy romántica con un aire victoriano que os sorprenderá ¡a nosotros nos ha encantado! Aquí tenéis la historia de Jordán y Rocío…

_DSC4932

¿Dónde te preparaste para el gran momento?
A pesar de que ya llevábamos unos meses viviendo juntos, mi marido insistió en mantener la tradición y dormir separados la última noche de solteros. Él se quedo en nuestro piso y yo me fui a dormir a casa de mi abuela, ya que es mucho más espaciosa que la de mi madre y, con mi vestido, ¡necesitaba mucho sitio!

_DSC4349 _DSC2680

¿Dónde compraste tu vestido? ¿Y cuáles fueron tus zapatos de novia?
Antes de decidirme, miré por Internet los catálogos de todas las marcas, ¡me los sabía de memoria! Mi inspiración eran los preciosos vestidos de baile de la época victoriana, así que no fue fácil. Sólo encontré uno que pudiera adaptarse a mi idea: el modelo Mariposa, de la colección 2013 de La Sposa, así que fui directa a la tienda donde lo tenían en Asturias, Arras, una cadena multimarca con varias tiendas en toda España. Fueron muy amables, enseguida captaron mi idea y no quisieron cambiarla. La idea de añadirle unas flores bordadas en color burdeos al vestido fue una propuesta de la modista, ya que en principio yo no quería un vestido blanco.

_DSC2512

Más difícil fue encontrar unos zapatos que pegaran con el estilo victoriano. La mayoría de zapatos de novia tienen unos taconazos de vértigo que no me gustan nada. Llegué a comprarme unos que no me convencían mucho, pero un día vi en Egovolo el calzado perfecto, los botines Nelly de la marca británica Perfect. Tenía todo lo que buscaba: el tacón de carrete, el bordado inglés, el toque victoriano de los botones laterales… ¡Los pedí el mismo día!

_DSC4315 _DSC4323

¿Cuál ha sido tu experiencia de comprar tus zapatos de novia en Egovolo.com?
Genial. Estaba acostumbrada a comprar online, pero zapato nos, ya que en principio da cierto reparo no probarlos. Utilicé el chat de la página para preguntar todas mis dudas, sobre todo referentes a la talla, y me respondieron al momento. Me dio mucha tranquilidad saber que podría cambiarlos si no me quedaban bien, pero no hizo falta, cuando llegaron parecía que los habían hecho a medida para mí.

_DSC2764

¿Y tu ramo? ¿Que flores elegiste?
En el ramo también fui un poquito original. Yo he vivido un tiempo en Glasgow y, de hecho, al poco tiempo de empezar a salir con Jordán, tuve que ir de nuevo para una estancia de varios meses y él me fue a visitar allí. Es un lugar especial para nosotros e íbamos a volver de viaje de novios, así que quise rendirle un pequeño homenaje poniendo cardos, la flor nacional de Escocia, en mi ramo. Llevaba rosas rojas y blancas (la rosa blanca es un símbolo jacobita, también importante para la historia escocesa), además de los cardos, los tallos iban envueltos en tela de tartán. Desde siempre había tenido claro que me casaría con una corona de flores, y así fue, incluyendo también cardos en ella. En España no es una flor muy utilizada, y la mayoría de la gente se extrañaba bastante cuando se lo decía, pero me parece preciosa y el ramo quedó perfecto.

_DSC4863

¿Dónde fue la ceremonia de la boda?
Tengo la suerte de que mi parroquia de toda la vida es también la iglesia que habría elegido una y mil veces. Se trata de San Julián de los Prados, del prerrománico asturiano y construida a comienzos del siglo IX. Hace unos años fue nombrada Patrimonio Histórico Internacional por la UNESCO. Así que, a los recuerdos de infancia ligados a ella, se sumó el orgullo que, como historiadora, siento al haberme casado en la iglesia más antigua de mi ciudad, una auténtica joya del pasado.

_DSC4482 _DSC4525 _DSC4532 _DSC4549 _DSC4764 _DSC4794 _DSC4895

¿Y el banquete?
Tuvimos bastante claro desde un principio que queríamos celebrarla en el restaurante Peña Mea, en Llanera. Su enorme salón con una gran lámpara de araña fue lo primero que nos llamó la atención, pero la calidad y el trato inmejorable que ofrecen fue decisivo. Todo el mundo quedó encantado. Si volviera atrás en el tiempo, elegiría el mismo lugar sin dudarlo.

_DSC4994 _DSC5017 _MG_8784

¿Qué regalasteis a vuestros invitados?
Queríamos dar algo bonito e útil, que no se quedara tirado en un cajón. Siguiendo con la temática victoriana, regalé a las invitadas unos broches de camafeo. No encontré ninguno que me gustara, así que compré los cabuchones de resina por un lado y las bases de broche por otro, y los monté yo misma. No me esperaba que tuvieran tanto éxito, pero me encanta ver que mis invitadas siguen usándolos habitualmente. Mi marido regaló a los hombres un bolígrafo de corte clásico de Pierre Cardin.
Aquí en Asturias es costumbre que den regalo tanto los novios como los padrinos, así que mi suegra regaló a las mujeres un cuelgabolsos, y mi hermano a los hombres un llavero con nuestros nombres grabados.

_MG_8871

¿Cortasteis la tarta? ¿Regalasteis los muñecos?
Sí, para nosotros era un momento bastante emotivo. Además, como buena pareja friki, teníamos varias espadas disponibles. Usamos una espada ropera que hicieron por encargo para Jordán hace bastantes años, que para él es muy especial.
_MG_8753 Los muñecos nos los quedamos, por aquí no hay demasiada costumbre de regalarlos y además no teníamos ninguna pareja que se case próximamente. De todas formas, habríamos comprado otros, ya que los que llevamos fueron hechos especialmente para nosotros. Representan a los personajes protagonistas de un comic que nos encanta, “El joven Lovecraft”. Nos recuerdan bastante a nosotros, hasta llegamos a disfrazarnos de ellos en nuestro primer carnaval juntos. Ahora los tenemos decorando el salón.

_MG_8760

¿A quién regalaste el ramo de novia?
En todas las bodas a las que he ido siempre entregan el ramo a algún familiar o amiga, con lo que me he casado sin tener nunca la oportunidad de lanzarme a por él. Yo no quería privar de ese momento a mis amigas, que además lo estaban deseando, así que lancé una réplica. Eso sí, tuve que tirarlo dos veces: la primera lo lancé tan fuerte que se fue a la otra punta del salón y cayó en una silla, justo al lado de una chica ya casada y embarazada. ¡Casi la mato a la pobre a golpe de cardos!

¿Qué sorpresas hubieron en la boda?
La verdad es que recibimos más sorpresas de las que dimos. Quizás lo que más pudo sorprender a los invitados que no estaban avisados fue el vídeo marryoke que grabamos, al ritmo de “Highway to hell” de AC/DC.

El restaurante se encargó de dedicar un momento a dar un detallito a los padres, y luego organizó una sorpresa para mí. El novio había desaparecido, y me dijeron que tenía que buscarlo, que había que cortar la tarta ya. Yo andaba medio loca, y veo que empieza a sonar la música que habíamos elegido, las puertas se abren, el novio sin aparecer… y de repente sale Jordán con un globo en forma de corazón. Fue un momento precioso, pero casi me da un pasmo, ¡pensaba que tendría que cortar la tarta yo sola!

Otra sorpresa fue que mi cuñada nos había hecho en patchwork una preciosa colcha con un claddagh, un símbolo irlandés para el amor y la lealtad, y nos lo dio después del banquete.

_MG_8945

La última sorpresa la vimos al llegar a la habitación. Mis amigas lo habían llenado todo de pétalos de rosa y nos habían dejado una caja “de emergencia” con lo que pudiéramos necesitar para la noche de bodas…

¿Cuál fue vuestro baile de boda?
Lo nuestro es el rock y el metal, y la música de la boda fue en esa línea. El baile no iba a ser menos, y escogimos una balada metalera del grupo Sonata Arctica llamada “Shamandalie”. El ritmo no es muy diferente a un vals, lo que vino muy bien a dos patos mareados como nosotros.

_MG_8997

¿Te pusiste nerviosa?
Yo soy una persona bastante tranquila, y lo cierto es que no tuve problemas para dormir esa noche. No obstante, creo que si tuve nervios, pero se manifestaron convirtiéndome en una especie de zombie. Desde que me levanté, y hasta que salí de la iglesia, casi no me enteré de nada, como si la cosa no fuera conmigo. Eso sí, una vez terminada la ceremonia volví a ser persona y disfruté como nunca.

¿Qué les dirías a las novias que te leen?
Ante todo, que no se agobien y que se sientan libres para hacer exactamente lo que quieran hacer. A veces veo chicas indecisas o preocupadas por lo que opinará la gente de su vestido, del restaurante, de los detalles… Los consejos están muy bien, pero ni la moda ni la opinión de los demás deben estar nunca por encima de las ideas y los gustos de una misma. El día de la boda pasa volando, y al final lo que te quedan son los recuerdos y la satisfacción de haber tenido la boda perfecta que soñabas, nada debe alterar eso.

_DSC4921

¿Quién os hizo las fotos?
Nuestro fotógrafo fue Viti Amieva, un gran profesional con el que conectamos desde el principio. Con él hemos hecho preboda, boda y postboda, y estamos encantados con su trabajo. Aunque a veces le llegábamos con ideas un poco locas (hicimos el preboda disfrazados de “Doctor Who”), supo captar y plasmar todo lo que queríamos.

Si eres una novia Egovolo y quieres salir en el blog contándonos tu boda, escríbenos a info@egovolo.com ;)